Los juglares, la llama de la vida


Por Ron E.

Todos hemos oído hablar alguna vez de los juglares, aquellos artistas medievales cuyo oficio y beneficio era transmitir historias por medio del canto y de instrumentos musicales; pero… ¿Cómo surgió este apetitoso oficio? ¿Cuáles son sus orígenes? 

Juglares: dar y recibir
Los juglares no hacían nada sin recibir algo a cambio; es por ello que, como recompensa por ejercer con pasión y entusiasmo su oficio, se les obsequiaba con bienes valiosos, trajes, comida, monedas…

Los cantares de gesta
Los cantares de gesta son las historias que recitaban los juglares, amenizando el relato con bailes y música variada. Entre sus rasgos característicos fundamentales, destaca el anonimato del autor (por lo que son historias populares), su transmisión meramente oral y el relato de las hazañas de héroes o guerreros populares, que entretenían y moralizaban a la gente.
Los trovadores, la competencia
Los juglares se diferenciaban de los trovadores por carácter más humilde, por tener como único propósito entretener al pueblo y, asimismo, no ser autores de sus versos.
Dentro de la primera etapa de la Edad Media (siglos X a XIII) predominaban los juglares épicos, que recitaban tiradas y fragmentos de poesía narrativa o biográfica. A partir de la segunda mitad del siglo XIII y en el siglo XIV destacaron más los juglares líricos, que recitaban la llamada «poesía cortesana».

El amor cortés, los culebrones de la Edad Media
El amor cortés se basaba en una filosofía que enfatizaba lo místico y lo platónico del romance. Sus inicios se dieron en la Edad Media y se extendió por Europa a través de los poemas épicos de los trovadores, que entretenían en las cortes. 

En este ámbito literario estaban involucrados los trovadores, quienes se enamoraban de una dama casada, cuyo nombre escondía bajo un pseudónimo con el fin de no ser descubiertos por el marido engañado ni por los cortesanos, que denunciaban los amantes a los esposos con el fin de obtener recompensas económicas.
En conclusión, los juglares han sido los encargados de mantener bien encendida la llama de la cultura, de la literatura, de la narrativa. De la vida.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada por Ron E.. Guarda enlace permanente.

Acerca de Ron E.

Me defino como algo indefinido; tal vez sea un alocado y creativo proyecto de violonchelista y escritor. Amante de la buena música, mi debilidad es un buen libro por leer, una partitura por interpretar o una obra de arte por contemplar. En mis ratos libres me dedico a sumergirme en los secretos de la literatura, una vieja amiga que me traslada hacia lugares únicos. Irrepetibles. ¡Me puedes encontrar allí donde se escuchen unas buenas carcajadas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>